El término “permiso” o “reposo” es bien conocido por todos los funcionarios de la Administración Pública. Sin embargo, existe un total desconocimiento de la forma como está reglamentado ya que actualmente la Ley del Estatuto no contempla las modalidades de permisos y licencias.

Ante esta situación no queda más remedio que recurrir al viejo Reglamento de la Ley de Carrera Administrativa que especifica tres tipos de permisos y licencias:

  • El primero es de concesión obligatoria y de carácter remunerado.
  • El segundo es un permiso de concesión potestativa y también de carácter remunerado
  • El tercero es  a discreción del superior inmediato que podrá o no ser remunerado.

1-. Permisos de concesión obligatoria de carácter remunerado:

  • Fallecimiento de padres, hijos o conyugue, concediéndose dos días laborales si el deceso fue dentro del territorio nacional. De ocurrir el deceso fuera de la ciudad donde trabaja el funcionario, debe tomarse en cuenta la distancia del recorrido para sumarla a los días de permiso y siete días si ocurre en el exterior y el funcionario debe trasladarse.
  • Por matrimonio del funcionario: se concederán cinco días hábiles.
  • Por nacimiento del hijo del funcionario, dos días hábiles. Sin embargo, debe tomarse en cuenta que a la madre le corresponde el permiso contemplado en la Ley Orgánica del Trabajo y de lactancia materna. En el caso del padre, lo referente al régimen del trabajador bajo fuero paternal establecido en la Ley de protección a la familia, la maternidad y la paternidad.
  • Cuando el funcionario deba desempeñar actividades como dirigente sindical, se le concederá permiso por el tiempo que dure en esas funciones.
  • Cuando exista comparecencia ante las autoridades legislativas o judiciales, por el tiempo que sea necesario. Bien sea porque lo haya citado alguna comisión legislativa para debatir algún punto relacionado con determinada actividad de la administración pública o porque el funcionario ha sido escogido como jurado en un asunto judicial.
  • Participación en eventos deportivos nacionales, por el tiempo que dure la competencia, siempre que exista la previa solicitud del comité deportivo correspondiente.
  • Servicio militar, por el tiempo que dure en el alistamiento.
  • En caso de accidentes o enfermedades que no causen invalidez absoluta y permanente, el funcionario tendrá permiso de acuerdo al tiempo que tomen las circunstancias según el caso.
  • El desempeño de cargos académicos, accidentales, docentes o asistenciales, siempre y cuando que el permiso sea hasta seis horas semanales y que las actividades a desempeñar no interrumpan el cumplimiento de sus funciones dentro de la administración pública.

2-. Permisos de concesión potestativa de carácter remunerado:

  • Enfermedad o accidentes sufridos por los padres o hijos del funcionario y su conyugue, hasta 15 días laborales si el siniestro fue dentro del país y 20 días hábiles si ocurrió fuera del territorio nacional.
  • Por algún siniestro que afecte los bienes del funcionario, hasta cuatro días.
  • Para asistir a conferencias, congresos, seminarios, hasta la duración del evento.
  • Los funcionarios que cursen estudios, hasta cinco horas semanales.
  • Para efectuar diligencias personales, debidamente justificadas, por el tiempo que sea necesario.

3-. Concesión a discreción del superior inmediato, que podrán o no ser remunerados:

  • Si el funcionario obtiene una beca para estudios, relacionado con el servicio profesional que presta.
  • El permiso especial para desempeñar cargos de libre nombramiento y remoción, el cual será siempre de carácter no remunerado, siempre y cuando no exceda de tres años en el ejercicio del cargo. Es común este tipo de permisos cuando es negada por el superior jerárquico la solicitud de comisión de servicios.
  • En aquellos casos en que el funcionario sea elegido en cargos de elección popular, el tiempo que permanezca para el periodo que fue elegido.

En cualquiera de los tres casos: El funcionario debe tener en cuenta que la solicitud de los permisos debe tramitarse formalmente. Es decir, mediante una solicitud por escrito con sus respectivos soportes ante el superior inmediato.

La negativa del permiso es recurrible ante la máxima autoridad del órgano al cual se encuentra adscrito a través del Recurso Jerárquico y, si es necesario, también puede acudir ante la vía judicial, donde un Juez en materia contencioso administrativo tiene la facultad de obligar a tramitar el permiso si el funcionario demuestra que tiene argumentos válidos.

En el caso de aquellas licencias que se otorguen por situaciones de salud o incapacidad no permanente para laborar, no debe generarse ningún tipo de solicitud ya que son de concesión obligatoria, pero sí debe el funcionario informar de la situación mediante una comunicación dirigida a su jefe inmediato y a la oficina de Recursos Humanos.

Solo basta que la comunicación sea recibida en la correspondencia para que surta los efectos legales, pero en caso de una posible negativa a recibir su comunicación diríjase a la Defensoría del Pueblo y formule una denuncia ya que estamos ante una violación inminente de sus garantías constitucionales.

En su defecto, también puede intentar el recurso contencioso-administrativo funcionarial ante la vía judicial.

¿Deseas conocer más sobre el tema de la función pública?

descarga  el Ebook: 

Guía para conocer los deberes y derechos del Funcionario Público
guia-del-f-p

En esta guía usted comprenderá todo lo atinente al régimen legal que sustenta al empleado que labora en la Administración Pública. 

                   

Descarga el Ebook presionando Aquí

 

¿Desea contactarnos para una una asesoría personal?

Haga clic Aquí

Si tienes algún requerimiento sobre los artículos de este blog completa el siguiente formulario:

Anuncios