Los funcionarios públicos de carrera que sea objeto de alguna medida de reducción de personal antes de ser retirados podrán ser reubicados. A tal efecto, gozarán de un mes de disponibilidad. Una vez vencido el tiempo de disponibilidad y no se hubiere podido efectuar la reubicación del funcionario, éste será retirado definitivamente incorporándose al registro de elegibles.

En la actualidad, tal vez sea esta forma de retiro la que ha marcado mayor atención ante los cambios ocurridos en los últimos años, donde se han suprimido o fusionado algunos ministerios y se han disuelto diversos institutos autónomos.

Aun cuando es una forma de retiro establecida en la Ley, la Corte Primera de lo Contencioso Administrativo en su Sentencia No 376, del 26 de marzo de 2001, sostuvo que para que exista reducción de personal debe previamente cumplir un proceso de reestructuración y se debe cumplir con determinadas etapas que cito a continuación :

“Un Decreto del Ejecutivo que ordene la reestructuración, como órgano Superior Jerárquico de la Administración Pública Centralizada, nombramiento de una comisión para tal fin, definición del plan de reestructuración, estudio y análisis de la organización existente, desde el punto de vista jurídico, económico, político, de la organización funcional, de los recursos humanos, que conlleva la revisión de registros de asignación de cargos, un análisis financiero y de los recursos tecnológicos, la elaboración del plan de reestructuración, presentado ante el Ministerio de Planificación y Desarrollo y la ejecución de los planes, con la aprobación definitiva del Reglamento Orgánico e Interno, la implementación de la estrategia de desincorporación de personal, con renuncias pactadas, sustanciación de expedientes, pagos de los pasivos laborales, tramitación de prestaciones sociales, que materializan la reducción de personal y resultan imposibles los trámites de reubicación. Se debe guardar celo y rigor respecto a las medidas de desincorporación de personal, según las necesidades de la nueva estructura, en cuanto al apego a los requisitos y extremos mínimos legales, para lo cual habrá que distinguirse entre los tres tipos o casos de funcionarios, empleados u obreros sujetos a retiro de la Administración Pública”.

Los elementos aportados por esta sentencia nos sirve de gran ayuda para tener en cuenta que el retiro de un funcionario ante la supresión de una institución pública no es tan fácil como parece, ya que debe existir una previa planificación de lo que se busca hacer y una plena justificación de la necesidad de prescindir de ese funcionario.

 Por: Jaime Ponce

noviembre-2016-4

¿Deseas conocer más sobre el tema de la función pública?

descarga  nuestros Ebooks y conoce la variedad de contenidos que te ofrece el CEPAPV

guia-del-f-p   manual-de-defensa

guia-practica-de-legislacion-laboral

Ingresa AQUÍ   para descargarlos

¿Desea formular algún requerimiento personal?

Haga clic Aquí o completa el siguiente formulario:

Anuncios