Tal como lo afirma Bunimov (2000, pp. 94-95), los términos “sistema político” y “régimen político”, son usados como sinónimos de sistemas de Gobierno, expresión que es utilizada en la democracia para explicar la forma en que la estructura del Poder Público distribuye las funciones entre los órganos del Estado de rango supremo y además hace referencia a las formas de separación, colaboración, supra-ordenación, así como a la manera en que se subordinan entre ellos. En tal sentido, la clasificación de los sistemas de Gobierno en el marco del presente articulo, es la siguiente:

Sistema presidencialista y semipresidencialista.

El sistema presidencialista surge en los Estados Unidos de Norteamérica enmarcado en la estructura constitucional surgida en la carta magna  de 1787 consagrando la figura del Poder Ejecutivo absolutamente separada del Poder Legislativo, siendo éste un Parlamento bicameral (Cámara de Senadores y Cámara de Representantes). La figura del presidente de la república conserva la dualidad de jefe de Estado y jefe de gobierno.

En lo que respecta al sistema semipresidencialista (Ibídem, p.98), este sistema de gobierno surge en la Alemania de 1919, en el de marco de la Constitución de la República de Weimar, donde el Poder Ejecutivo se dividía entre un jefe de Estado, quien era el presidente del Reich y su elección provenía del sufragio popular y un jefe de gobierno, que era representado en la figura del canciller, quién era designado por el jefe de Estado. Empero, éste tenía que contar con el apoyo de la mayoría de los miembros de la cámara baja del Parlamento o como se le denominaba en su momento el Reichstag. Ahora bien, Du Verger (1980, 152-153) afirma que el ejemplo más claro de este tipo de sistema de Gobierno en la actualidad es el que se estableció en Francia a raíz de la reforma de la Constitución de 1958 y de 1962, donde se estableció que la elección del presidente debe decidirse por sufragio universal, directo y secreto, pero sin eliminar el marco de acción y de facultades que posee el Parlamento como órgano de control del Poder Ejecutivo.

Sistema parlamentario.

Es importante destacar que si bien el sistema de Gobierno de Venezuela no es de tipo parlamentarista, conviene presentar en el marco del presente las principales características del mismo. En tal sentido Sodaro (2006, p.147) señala lo siguiente:

  1. La presencia de un Jefe de Gobierno a quien se le denomina normalmente como Primer Ministro, junto con los diferentes Ministros o miembros del gabinete ejecutivo, quien se encuentra separado funcional y políticamente del Jefe de Estado. Por ejemplo: El caso de Gran Bretaña.
  2. De igual forma, el gobierno surge de un doble proceso consistente en la elección de los miembros de una legislatura nacional, normalmente la cámara baja (En el caso de la nación antes destacada, es la cámara de los comunes), quien luego elije al primer ministro o jefe del gobierno.
  3. No existe una clara separación entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, como en el caso del presidencialismo.
  4. El gobierno debe presentar y defender sus políticas ante el Parlamento, lo cual no sucede en el presidencialismo clásico como es el caso de los Estados Unidos, donde el Presidente, como jefe de Estado y de gobierno, solo se dirige al órgano legislativo para presentar el denominado discurso del estado de la unión.
  5. La legislatura tiene la facultad de destituir al primer ministro y a su gabinete, lo cual acarrea de forma inmediata el llamado a elecciones generales para elegir una nueva representación parlamentaria y así conformar un nuevo Gobierno. En el caso del presidencialismo, esto no es viable, en razón de que los presidentes son electos por un período de tiempo determinado, como sucede en Norteamérica donde el primer mandatario de esa nación está en el cargo por un lapso de cuatro años con posibilidad de reelección por un solo término y la única manera de ser destituido, es por medio del mecanismo de lo que se conoce como Impeachment o juicio político, el cual se adelanta en el seno del Congreso.

En resumidas cuentas, este sistema de gobierno depende fundamentalmente de los vaivenes políticos en la legislatura debido a que el Ejecutivo surge del Legislativo. Sistema de gobierno que se diferencia del presidencialista debido a la clara separación de poderes entre el Legislativo y el Ejecutivo, como sucede en los Estados Unidos de Norteamérica.

Por Carlos Villegas

Conoce más sobre administración Pública

Descarga gratuitamente nuestro ebook:

DESCARGAR

Anuncios